ENSEÑAR Y APRENDER

Medidas y consecuencias del uso de mochilas escolares

Recientes investigaciones sobre los efectos y propuestas en cuanto al peso de la mochila escolar hacen hincapié en tomar medidas que mejoren el uso de estos elementos en el día a día de los niños. Por lo general tanto los padres como los profesores están de acuerdo en esta necesidad para evitar dolores musculares y lesiones en la espalda.

 

Medidas y propuestas

Existen múltiples medidas a tomar y recomendaciones para aliviar el peso de las mochilas, entre ellas es muy común la petición de instalar mobiliario escolar en las aulas que permita dejar los libros para que los niños no tengan que transportar tanta cantidad de material de la escuela a casa cada día, ida y vuelta.

Como dato, en algunos países ya existen normativas respecto al uso de las mochilas, como por ejemplo la de no superar el 10% del peso del niño en educación básica, subiendo hasta el 15% en los alumnos de bachillerato y educación superior. La idea es buena aunque realmente sería complicado llevarlo a la práctica y habría que recurrir al peso medio de los alumnos dependiendo de la edad, ya que sería imposible cargar un peso distinto para cada uno de los niños.

En otros aspectos hay más controversia, como en el tema de los deberes, donde los padres mantienen que los niños tienen demasiados deberes que hacer en casa y eso hace que tengan que llevar y traer muchos libros y cuadernos constantemente par a poder realizarlos. Otras veces son los profesores los que argumentan que algunos padres no revisan bien el calendario de clases y meten en la mochila algunos libros que el niño no necesita porque ese día no recibirá clase de una determinada asignatura.

Por otro lado, la proliferación de los colegios bilingües también ha generado que haya todavía más libros distintos, con material en inglés y español además de cuadernos y material de apoyo, por lo que muchos padres insisten en la necesidad de que las aulas cuentan con mobiliario escolar específico para almacenar todo este material de forma cómoda y segura.

En cuanto al propio uso de las mochilas por parte de los alumnos, una recomendación muy repetida es la de no colgar ni llevar las mochilas en un solo hombro, sino bien centradas y colocadas en los dos hombros de forma que el peso quede distribuido uniformemente. Igualmente se aconseja el uso de mochilas con ruedas para no llevarlas colgadas en la espalda constantemente.

Consecuencias físicas

Diversos estudios de traumatólogos reflejan que un alumno con sobrepeso en la mochila puede comenzar a presentar procesos inflamatorios que producen dolor en las vértebras, lo que se conoce como dorsalgia.

A largo plazo, se pueden producir desviaciones y lesiones vertebrales más permanentes que pueden ir empeorando con el tiempo y causar graves consecuencias una vez esté en la vida adulta. Por eso estamos ante un tema importante, en el que padres, profesores y alumnos deberían esforzarse para mejorar la forma de uso, hábitos y mobiliario relacionado con el uso de las mochilas escolares.